COMO REPARAR PERSIANAS DE FORMA RÁPIDA Y SENCILLA

por Elvira | jueves 1 de febrero 2018

 Las persianas, sean del material que sean, con el paso del tiempo y su uso empiezan a deteriorarse. Cintas que se rompen, lamas que se estropean, persianas que se traban… Una serie de inconvenientes sorprendentemente comunes producidos por el gran uso que le damos a la persiana. Por suerte reparar persianas es algo muy sencillo que con pocas herramienta y un poco de paciencia podemos realizar rápidamente.Lo genial es que no se necesitan conocimientos técnicos o específicos para reparar persianas dañadas y mucho menos se tiene que llamar a un profesional. Nosotros mismos en casa podemos reparar persianas fácilmente. Hoy, para que este problema tan común en el hogar no se transforme en una pesadilla os dejamos varias soluciones para dejar como nueva tu persiana fácilmente.

 

REPARAR PERSIANAS SEGÚN CUAL SEA EL PROBLEMA

 

SUSTITUIR UNA LAMA VIEJA

Existen diversos tipos de lamas. Su calidad define la eficiencia de una persiana. Además de evitar que entre la luz, es aconsejable que tenga buenas cualidades de aislamiento, así reduces el consumo energético.

Las más habituales están fabricadas en PVC o en aluminio. La anchura de la lama varía y está relacionada con las dimensiones de la ventana: a mayor tamaño, mayor ancho de lama. La forma de las lamas varía también. Existen dos formas típicas: la curva y la recta, en cualquiera de los dos materiales. Hay, además, lamas en aluminio extrusionado especiales par dotar de mayor seguridad a las persianas. A la hora de cambiar una lama rota para reparar persianas, debes ponerla en el mismo material, de la misma forma y anchura.

Este es uno de los problemas mas comunes en el arreglo de persianas de PVC que es el material más utilizado para la fabricación de persianas. La solución es muy sencilla.

  • Lo primero que debemos hacer es comprar una lama nueva,( debes de informarte bien de que material es y las medidas que tiene, aunque lo más conveniente sería llevarnos una de las lamas para comprobar que la compras igual)
  • Desatornillaremos la caja de la persiana, los topes inferiores y sacaremos la persiana por arriba, con cuidado y paciencia, para no estropear ningún otro elemento de la persiana.
  • Una vez fuera, la desplegaremos hasta donde se encuentre la lama rota y quitaremos todas las lamas que están por debajo hasta llegar a la que está rota.
  • Sustituiremos la lama vieja por la nueva y debemos asegurarnos que queda nivelada, recta y bien puesta, para evitar posibles problemas cuando la volvamos a poner en su sitio.
  • Finalmente recogeremos la persiana nuevamente girando el eje e introduciremos la persiana en su carril. Han de ponerse los topes y cerraremos correctamente la tapadera. Y ya tendrás tu persiana como nueva. Como ya has visto, reparar persianas es muy sencillo.

 

CAMBIAR LA CINTA

Cuando vayas a revisar el funcionamiento de una persiana debes pensar en que el arreglo de persianas que hagas sea duradero.

  No duces en sustituir todos aquellos elementos que, aunque ahora funcionan, no estén en buen estado. Las cintas de las persianas son las que más sufren y han de cambiarse periódicamente. Ahora que revisas el estado general, es el momento de poner una cinta nueva. Que sea adecuada en el ancho al recogedor de cinta y al pasador de cinta.

La cinta nos permite subir y bajar la persiana, que se rompa, es otro de los problemas más habituales. Por suerte, este inconveniente también podremos solucionarlo fácilmente.

  • El primer paso será quitar la tapa del tambor, seguidamente hay que fijar la cinta con un clavo en la parte de arriba del mecanismo de recogida, esto nos permitirá poder soltar la persiana sin que el eje esté en movimiento.
  • Seguidamente soltaremos la cinta por la parte de abajo y sacaremos la persiana por arriba tirando hacia nosotros.
  • Se saca la cinta vieja, pero antes hay que asegurarse de que la persiana está bien sujeta, esto es muy importante para evitar posibles accidentes y sustos domésticos.
  • El último paso será enganchar la nueva cinta, introduciremos las lengüetas metálicas en las ranuras del eje, cuando ya tengamos la tapa del tambor correctamente cerrada conviene probar que la cinta esta correctamente colocada subiendo y bajando un par de veces la persiana. Una vez que hagas esto te convertirás en un experto en el arreglo de persianas.

 

PERSIANA ENCAJADA

Si tenemos una persiana atascada, bajo ningún concepto se debe de tirar de la cuerda para forzarla a moverse, ya que si la forzamos demasiado acabaría rompiéndose. Entonces nuestra posibilidad de reparar persianas será escasa y tendremos que llamar a un profesional.

Lo que se debe hacer es mirar en la caja, (la parte superior de la ventana donde está la persiana)
Hay que abrir la caja para acceder a la persiana enrollada, donde se puede ver el estado en el que se encuentra, mayormente cuando la persiana se queda encajada suele ser; porque está trabada en un extremo, porque la cinta está colocada de manera incorrecta o que un trozo se haya roto.

El problema más común de todos es que una de las lamas de la persiana se haya desplazado y uno de sus extremos no puede bajar por las guías, si esto es lo que ocurre, con cuidado, debemos volver a encajar la lama en su sitio y… problema resuelto.

 

LA PERSIANA BAJA POR SI SOLA

Este problema se debe a que el mecanismo que hace posible que la persiana quede fija, está deteriorado o en mal estado.Esto pasa cuando la pestaña del recogedor no sujeta la cinta. Así que subete las mangas, que vamos a reparar persianas.

  • Para resolverlo, debemos retirar el recogedor de la pared o abrirlo (cuando es exterior abatible).El recogedor de la cinta, lleva una pala o pestaña en su interior que tiene la función de retener la cinta, debemos de observar muy bien que esta pestaña esté en buen estado.
  • Tenemos que fijarnos en que la cinta pasa por una rendija del recogedor que tiene una pestaña pequeña que la traba.
  • Intentaremos cerrar o rectificar esta pestaña, de manera que quede casi pegada a donde pasa la cinta, y con cuidado de no cerrarlo del todo ya que, de lo contrario, la cinta no tendrá sitio para deslizarse.

 

LA CINTA DE LA PERSIANA ESTÁ ATASCADA

Uno de los fallos más habituales de las persianas está en el recogedor, porque se haya oxidado y provocado obstrucciones al paso de la cinta, porque el mecanismo de freno de la cinta esté roto o porque tenga el engranaje de la polea defectuoso. Aprovecha para sustituirlo por uno nuevo.

Si cuando tiráis de la cinta de la persiana notáis que está atascada o se mueve muy mal, es porque se ha salido de su eje, y se ha atascado.

Para arreglar el problema, hay que abrir la cajita donde esté la cinta, y colocar la cinta en la forma correcta, así de sencillo es el arreglo de persianas cuando están atascadas.

 

Esperamos que te haya servido de ayuda este post donde te explicamos lo fácil que es reparar persianas.

 

 

Compartir:
¡Ahorra tiempo y dinero! Regístrate y te enviaremos las mejores ofertas para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *